Usuario Password Tipo

 

La fondue es una comida típica de Suiza, aunque también es considerada francesa, por lo que sus origines se dan en la frontera franco-suiza. Ha dado lugar a numerosas variantes y su fama se ha extendido a muchos países del mundo.

 

Consiste en sumergir con una pinza pequeñas piezas de alimentos pequeños trozos de alimentos en líquidos calientes como queso derretido, aceite o chocolate, en una pequeña olla de barro o metal. Cualquier persona que vaya a degustar de fondue debe saber que  la pinza que vaya a utilizar debe ser de dos o tres puntas para que así pueda introducir trozos de pan en el queso, trozos de carne en el aceite o trozos de frutas en chocolate.

 

En el caso de fondue de queso, se trata de una preparación con muchas calorías, propia de cliams fríos. La fondue es conocida en algunos países por su uso en celebraciones que invitan a compartir entre varias personas este delicioso plato.

 

La fondue de queso se realiza derritiendo una mezcla de quesos como el gruyere, el comté, el emmental y la tomme de Savoie en vino blanco aromatizado con Kirsch; que es una especie de aguardiente de cerezas. Se pincha el trozo de pan sobre la pinza y se remueve en forma de ocho para que los quesos se fusionen y esta no se corte.

 

En las queserías francesas se suele vender la mezcla de quesos para fondue ya preparada para asi facilitar la elección de los quesos a los principiantes.

 

Por otro la fondue de carne o borgoña está hecha a base de carne de vacuno, escogiendo cortes de primera calidad, siendo estos los más tiernos. También existen variantes en las que se emplea pechuga de pollo, de pavo o lomillo de cerdo.

 

Para poder preparar fondue de carne se necesitan entre 200 y 250 gramos de carne por persona y se puede servir con una variedad de salsas. La carne debe estar muy fresca, así mismo debe cortarse en tamaño pequeño para que no se reseque.

 

La carne de pollo y de cerdo puede ser preparada previamente adobándola a la española, en una mezcla de agua, sal, pimiento, ajo y vinagre. La carne tiene que macerar al menos 6 horas antes de ser servida.  Para aromatizar el aceite y la carne se suele echar en el aceite un par de ajos enteros y hierbas frescas como el tomillo, laurel y el orégano.

 

También, aparte de estos; se extendió el concepto de fondue en la repostería, y fue que apareció el fondue de chocolate. Solo necesitas un calentador en el cual introducirás el chocolate dejando que este se derrita y pudiendo bañar deliciosas frutas a elección, merengue, bizcochos, galletas y demás alimentos.