Usuario Password Tipo

 

El sabor de Esther Cartagena, más conocida como “Mamainé”, es uno de los más requeridos, valorados y conocidos por el pueblo de Chincha. Mamainé es dueña de una exquisita sazón y tiene una gran experiencia en el arte culinario, ella confeso que cuando niña, odiaba la cocina.

 

“De niña odiaba la cocina porque cuando tenía 12 años mi mamá me sacaba del colegio para cocinar y cuidar a mi hermano”. Mamainé no termino la primaria y se casó muy joven; a los 18 años. Su gusto por la cocina nació recién cuando empezó a trabajar en un restaurante, por las noches. Los clientes quedaban satisfechos con la comida que preparaba, por lo tanto ella estaba contenta. Luego, en 1997 abrió su propio restaurante en Chincha, logrando mucha satisfacción y motivación por parte de ella y con la ayuda de su familia.

 

Pero no todo fue color rosa,  su primer negocio no tuvo mucho éxito, tuvieron que pasar algunos años para que recién pueda empezar a saborear la fama y la popularidad que actualmente ostenta. Poco a poco fue haciéndose de un nombre y es cuando en ese entonces Cecilia Barraza la invita a su programa y luego Gastón Acurio la fue a visitar y le recomendó perseverar para llegar al éxito.

 

Doña Esther Cartagena representa, sin dudas, a una mujer luchadora; participando en los festivales gastronómicos más conocidos, entre estos el IV Festival Gastronómico “Sabe a Perú”, desarrollado el 13 y 14 de Octubre pasado del presente año.

 

Entre los platos que más destacan preparados por manos de Doña Esther se encuentran la carapulcra chinchana con sopa seca y el mixto Mamainé, además del frejol seco.

 

Hace algunos días Mamainé visito Le Cordon Bleu para promocionar el festival de gastronomía chinchana, organizado por la asociación de comedores populares, este evento fue realizado desde el 26 de Octubre al 02 de Noviembre en la calurosa ciudad de Ica.

 

En este evento se ofrecieron comidas típicas de la región como los ya mencionados Carapulcra chinchana, sopa seca y los infaltables tamalitos, los cuales deleitaron a todos los comensales que asistieron esos días en el evento.

 

“Esta zona es turística por la Melchorita (Franciscana que dedico parte de su vida al cuidado de los pobres) y por ello esperamos recibir durante esta semana un buen número de visitantes, quienes tendrán la oportunidad de conocer un poco más de nuestra cultura” agrego Mamainé, quien forma parte de la organización del evento.

                                                                                                                                           

No podemos dejar de lado el delicioso el frejol colado y las humitas dulces, la raspadilla de zambo con su chicha morada para refescar después de un buen plato de comida. Chincha es una explosión de color y sabor.